EGV           Serveis     Historia     Oci
Avui     Noticies     Temps     Calendari     Emergencies     Salut     Treball     Despatx

Salut Oriental (Lo mateix amb altres noms)

(Está tot inventat fa segles i segles, arreu del mon, només es un recordatori)

  Cristiá/Sacrament Chakra/Centre de Energia Cabalà/Zefirot/Sefirá
7 Extremaución Espíritu Kéter
6 Ordenación La mente Biná y Jojmá
5 Confesión Poder de la voluntad Jésed y Gueburá
4 Matrimonio Poder emocional Tiféret
3 Confirmación Poder personal Hot y Nézjat
2 Comunión Las relaciones Yesod
1 Bautismo Energia Trival Shejiná


  1. La fusión del primer chakra (Muladhara), o chakra tribal, el sacramento del bautismo y la sefirá de Shejiná.
    Todos somos uno. Estamos conectados con toda la vida y entre nosotros. Todos y cada uno debemos aprender a honrar, o respetar, esta verdad. Es la fuerza de la tribu, o sociedad, con lazos de sangre, lazos biológicos, cimiento de fe y verdades en los que se puede confiar toda la vida. Renegar de tu origen merma mucha energía.
  2. La fusión del chakra de las relaciones (Svadisthana), el sacramento de la comunión y la sefirá de Yesod.
    Respeto mutuo. El poder de actuar con integridad y honradez en todas nuestras relaciones, desde el matrimonio y la amistad a los vínculos profesionales o laborales. La integridad y el honor son
    necesarios para la salud. La unión sagrada entre personas da mucha fuerza.
  3. La fusión del chakra del poder personal (Manipura), el sacramento de la confirmación y las sefirot de Hod y Nétzaj.
    Respétate a ti mismo. Instinto de supervivencia, tomar consciencia de nosotros mismos, consciente o inconscientemente, la ausencia de esta energia crea debilidades psíquicas, como necesitar constantemente la aprovación de otros, la incapacidad de auto valorarse, autoestima. La confirmación propia, es decir, el desarrollo y reconocimiento conscientes de un código personal de honor, es importantísima para la creación de un cuerpo sano. No hay salud sin honor.
  4. La fusión del chakra del poder emocional (Anahata), el sacramento del matrimonio y la sefirá de Tiféret.
    El amor es poder divino. La puerta simbólica de acceso a nuestro mundo interno. La energía de este chakra nos comunica el conocimiento de que el amor es el único poder auténtico. No sólo la mente y el espíritu necesitan amor para sobrevivir, crecer y prosperar; también lo necesita el cuerpo físico. Violamos esta energía cuando actuamos de modo no amoroso con los demás. Cuando albergamos emociones negativas hacia los demás o hacia nosotros mismos, o cuando producimos dolor a otras personas intencionadamente, envenenamos nuestro sistema físico y espiritual. El veneno más potente para el espíritu humano es la incapacidad de perdonarnos a nosotros mismos o de perdonar a otros. Un corazón vacío genera una vida vacía, y ía consecuencia de ello suele ser una enfermedad.
  5. La fusión del chakra del poder de la voluntad (Vishuddha), el sacramento de la confesión y las sefirot de Jésed y Gueburá.
    Entrega, tu voluntad a la voluntad divina. Esta entrega es el acto más importante que podemos
    realizar para dar estabilidad espiritual a nuestra vida.  Esa sola elección, hecha con fe y confianza, permite que la autoridad divina entre en nuestra vida y convierta nuestros esfuerzos en éxitos y nuestras heridas en fuerzas. En su sentido simbólico, el sacramento de la confesión nos comunica el conocimiento de
    que distorsionar la verdad va en contra de nuestro diseño natural. Mentir es una violación del cuerpo y del espíritu, porque el sistema energético humano identifica la mentira como un veneno. El espíritu y el cuerpo necesitan sinceridad e integridad para prosperar. Limpiar el espíritu es el paso esencial del proceso de curación. Los juicios negativos generan consecuencias negativas, tanto en el cuerpo como en el ambiente externo.
  6. La fusión del chakra de la mente (Ajna), el sacramento del orden y las sefirot de Bina y Jojmá.
    Busca solamente la verdad. Como sabemos instintivamente desde que nacemos, tener fe en algo o en alguien que carece de integridad contamina el espíritu y el cuerpo. (En el budismo, a esto se le llama Bien vivir.) Sea cual fuere la tarea que uno tiene en la vida —sanador, progenitor, científico, agricultor, buen amigo—, todos podemos ser transmisores de la energía divina. El esfuerzo por apoyar y no juzgar a las personas con quienes vivimos o trabajamos crea en nuestro interior un canal para la energía divina. A las personas que irradian apoyo y amor se las reconoce justamente como poseedoras de una energía ordenada. Sobre todo en los momentos en que parece que la lógica humana no nos conduce a ninguna parte. Jojmá nos ayuda a equilibrar el razonamiento y el juicio, a mantenernos adheridos a la verdad y a tomar decisiones que creen las mejores consecuencias, para nosotros y para aquellos con quienes nos relacionamos. No conduce a la claridad mental que nos permite fundir el razonamiento divino con nuestros procesos de pensamiento.
  7. La fusión del chakra del espíritu (Sahasrara), el sacramento de la extremaunción y la sefirá de Kéter.
    Vive en el momento presente. Dado que en esencia somos seres espirituales, las necesidades espirituales son tan importantes para nuestro bienestar como las necesidades físicas, e incluso tal vez más. Permitir que nuestro pensamiento viva demasiado tiempo en el pasado es antinatural para nuestro diseño divino; ese desequilibrio origina deformaciones del tiempo que obstaculizan
    nuestra capacidad para vivir en el presente y recibir una orientación espiritual cada día.  Prosperamos, y sanarnos, en momentos de éxtasis, cuando el espíritu se hace más fuerte que el cuerpo y el cuerpo puede responder a los mandatos del espíritu. Cuando elegimos mantener el pasado más vivo que el presente, obstruimos la circulación de la fuerza vital. Distorsionamos el «presente», porque comenzamos a ver todo lo que ocurre «hoy» a través del pasado, debilitando así el cuerpo y el espíritu. Enfermamos por «llevar lo muerto a cuestas» durante demasiado tiempo.

 

Anatomía de la Energía

Cuadro1

Mes a fons.. (Llibre senser)